Los diversos bosques y selvas de Gabón cubren casi el 80 por ciento de la geografía del país, desde el interior de la nación hasta el Atlántico. Además de ayudar a regular el clima de la región y retener carbono como parte de la cuenca del Congo, los bosques de Gabón suministran productos y servicios esenciales a más de 1,8 millones de habitantes del país. El futuro de la región depende de la gestión y el seguimiento cuidadoso de este recurso vital.

En una parcela de investigación forestal en la costa suroeste de Rabi, los científicos del Smithsonian están estudiando el bosque para entender mejor los efectos del cambio climático. La investigación en la parcela de Rabi tiene como objetivo evaluar maneras de ayudar a mitigar los impactos ambientales del desarrollo, aumentar la capacidad de Gabón en la investigación científica y aumentar el conocimiento de la rica biodiversidad de Gabón.

La parcela Rabi. 
Fotografía: 
Smithsonian.
La parcela Rabi. Fotografía: Smithsonian.

El bosque Rabi de 60 acres es una parcela de bosque patrocinada por el Smithsonian en 24 países que conforman el Observatorio Global del Bosque de la Tierra del Smithsonian (ForestGEO). Esta red monitorea la función y la diversidad de 6 millones de árboles y 10.000 especies en los bosques tropicales y templados. El gobierno de Gabón ha sido un socio vital que apoya la investigación del Smithsonian en la parcela de investigación forestal de Gabón, como parte de su compromiso de dedicar al menos el 15 por ciento de la superficie terrestre del país para la conservación y gestión sostenible. La parcela Rabi, en el complejo Gamba de áreas muy boscosas y protegidas de Gabón es un esfuerzo de colaboración entre el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), el Instituto de Biología y Conservación del Smithsonian (SCBI), Shell Gabón y el gobierno de Gabón.

El ecologista gabonés, Hervé Memiaghe, es uno de los científicos de la parcela Rabi. Está trabajando con científicos que son estudiantes ciudadanos locales, para medir el crecimiento de los bosques, como parte del Proyecto de colocación de bandas en árboles del Smithsonian.

Hervé midiendo el crecimiento intenso de los árboles en el SERC con Jess Parker en el verano de 2013. Fotografía: 
Smithsonian.
Hervé mide el crecimiento intensivo de los árboles en el SERC con Jess Parker en el verano de 2013. Fotografía: Smithsonian.

Un programa de ciencia para ciudadanos dirigido a las escuelas primarias y secundarias, el Proyecto de colocación de bandas en árboles del Smithsonian es un observatorio global que recoge datos sobre el crecimiento del árbol. El proyecto ha trabajado con escuelas de todo el mundo para la creación de bandas metálicas simples y de bajo costo llamadas dendrómetros para transmitir información acerca de los árboles locales de las escuelas y es dirigido por el ecologista forestal, Geoffrey "Jess" Parker, del Centro de Investigación Ambiental del Smithsonian (SERC), con la financiación de una subvención de la Alianza por la Educación de Microsoft.

En 2013, Hervé ayudó a que dos escuelas intermedias en Gabón se unieran a otras escuelas de todo el mundo para contribuir al proyecto.   Respaldado por la Subvención de Acceso a Jóvenes del Smithsonian como parte de la exhibición La Tierra importa (Earth Matters) en el Museo Nacional de Arte Africano del Smithsonian, viajó al SERC y trabajó con Jess para aprender acerca de los dendrómetros y los calibradores digitales que se usan para medir los cambios en la circunferencia de los árboles.

Instalación de una banda en el árbol como parte del proyecto de 
colocación de bandas en árboles con los profesores y estudiantes. Fotografía: Smithsonian.
Instalación de una banda en el árbol como parte del proyecto de colocación de bandas en árboles con los profesores y estudiantes. Fotografía: Smithsonian.

La métrica más simple para medir la salud y el impacto ecológico de un bosque es mediante el control del crecimiento de los árboles. A medida que crecen, los árboles absorben dióxido de carbono atmosférico e incorporan el carbono en sus cuerpos, lo que los hace poderosas reservas de carbono. También juegan un papel importante en el ciclo del agua, y mejoran la calidad al atrapar y filtrar la lluvia.

Los dendrómetros son ventajosos por un número de razones. Estas bandas son baratas. Tienen un costo de $2 a $3 cada una y los calibradores digitales usados para medir los cambios a través de una ventana en la banda también cuestan entre $15 y $20 solamente. Los dendómetros son precisos, lo que permite medir el crecimiento, incluso en una sola temporada; previamente, Hervé tuvo que medir manualmente los árboles de la parcela de investigación de Rabi en un intervalo de cinco años con una cinta de mano, un método propenso a un margen razonable de error.

Un dendrómetro. 
Fotografía: 
Maria Sanchez
Un dendrómetro. Fotografía: María Sánchez

Colocados como cinturones, los dendrómetros crecen o se reducen con los árboles. Los investigadores miden los cambios a través de una ventana en la banda con los calibradores digitales, que son capaces de mostrar variaciones tan pequeñas como de 1/100 de milímetro, menores que el grosor de un cabello humano. Este nivel de sensibilidad revela cambios rápidos en el crecimiento que están relacionados con factores ambientales locales, incluyendo no solo la cantidad de árboles que crecieron en un año, sino también cuándo empezaron y dejaron de crecer.

"La ventaja de las bandas de árboles es que se puede hablar de factores que ocurren en un año que podrían haber contribuido al crecimiento del árbol", señala Jess. "Es una tecnología muy poderosa y sencilla, que nos permite rastrear algunos comportamientos de muy corto plazo en el crecimiento de los árboles".

Jess Parker con un dendrómetro en la parcela de bosques del SERC en Edgewater, MD (2015). 
 Fotografía: Maria Sanchez/Smithsonian.
Jess Parker con un dendrómetro en la parcela de bosques del SERC en Edgewater, MD (2015). Fotografía: Maria Sánchez/Smithsonian.

Hervé vio a las bandas de árboles como una manera fácil y asequible para ampliar el Proyecto de colocación de bandas a las escuelas de cualquier parte de Gabón, con la idea de que los estudiantes que participan directamente en el proceso de monitoreo ecológico fomenten una mayor comprensión y aprecio por el medio ambiente en todos sus hogares.

"Es una manera de tener algo que pueden descubrir en el campo", señala Hervé. "Es bueno para que ellos realicen algunas de las actividades que no solo implican leer un libro y escuchar. La mayoría de las veces son las escuelas con más recursos que hacen este tipo de trabajo, pero los niños de estas escuelas públicas estaban muy emocionados por participar".

Dos escuelas intermedias, Lycée Jean Baptiste Obiang Etoughe, en Libreville y Lycée Roger Gouteyron, en Gamba, se unieron a una red de más de 500 escuelas e instituciones que forman parte del Proyecto de colocación de bandas en árboles del Smithsonian. Hervé espera que, posteriormente, más de 40 estudiantes estén monitoreando más de dos docenas de árboles. 

Ingreso de datos del proyecto de colocación de bandas en árboles con 
profesores y estudiantes de la escuela Roger Gouteyron School en el 
laboratorio de Smithsonian en el campo de Shell en Gamba, Ogouee 
Maritime, Gabón. Fotografía: Smithsonian.
Ingreso de datos del proyecto de colocación de bandas en árboles con profesores y estudiantes de la escuela Roger Gouteyron School en el laboratorio del Smithsonian en el campo de Shell en Gamba, Ogouee Maritime, Gabón. Fotografía: Smithsonian.

Hervé y los estudiantes monitorearon una docena de árboles en Gamba en el transcurso de un año. Los estudiantes, dijo, estaban ansiosos de relatar sus experiencias y observaciones con sus compañeros y padres que tenían poco conocimiento previo del valor científico de sus bosques.

"Al principio, los padres no entendían la importancia del cambio climático", señaló Hervé. "Pero cuando los estudiantes se entusiasmaron hablando de cómo crecen los árboles y cómo el cambio climático afecta lo que podemos observar en este momento, me hizo pensar más en cómo pueden ser más diversos en cuanto al cambio climático y la conservación del ecosistema. Empezaron a hablar acerca de cómo pueden cambiar las cosas, incluso en su propia ciudad".

Ingreso de datos del proyecto de colocación de bandas en árboles con 
profesores y estudiantes de la escuela Roger Gouteyron School en el 
laboratorio de Smithsonian en el campo de Shell en Gamba, Ogouee 
Maritime, Gabón. Fotografía: Smithsonian.
Ingreso de datos del proyecto de colocación de bandas en árboles con profesores y estudiantes de la escuela Roger Gouteyron School en el laboratorio del Smithsonian en el campo de Shell en Gamba, Ogouee Maritime, Gabón. Fotografía: Smithsonian.

Al incluir a los estudiantes en el esfuerzo de montar una biblioteca de datos de los bosques en Gabón y en todo el mundo, los científicos como Hervé no solo están invirtiendo nuevos actores en su investigación, sino también están trabajando para construir una profunda fuente de información que se pueda aprovechar para los patrones climáticos locales y globales.

"Recoger estas mediciones de tantos lugares como sea posible, durante el tiempo posible, es una poderosa herramienta para explotar", añade Jess. "El enfoque de los estudios de tipo red, y las bandas de árbol en particular, es que si tenemos muchas observaciones de muchos lugares, podemos empezar a saber cómo las cosas se ven afectadas por el clima. Estamos construyendo una biblioteca sobre posibles variaciones en el futuro".

 

 

Cerrar