El arrecife mesoamericano (MAR) incluye el arrecife de coral más grande del hemisferio occidental y es un punto de acceso reconocido a nivel mundial de la biodiversidad marina. El MAR cubre más de 1000 kilómetros a lo largo de las costas de Belice, México, Guatemala y Honduras. Casi 2 millones de personas dependen del MAR como sustento, a través de la pesca y el turismo, y muchos más están protegidas por el MAR de las tormentas y el aumento del nivel del mar.

Hoy en día, la salud del arrecife mesoamericano está en riesgo. La pesca excesiva, el cambio climático, la contaminación y la pérdida de hábitats están aumentando en parte por los efluentes agrícolas, el crecimiento de la población y las prácticas turísticas insostenibles. Los bosques de manglares que normalmente protegen la costa y albergan a los “peces juveniles” están siendo destruidos por el dragado para crear más tierra, mientras que el aumento de la temperatura del océano está causando un aumento en la decoloración de corales.

Melanie se asoma sobre los nidos de piqueros de patas rojas y fregatas, durante el rodaje de un documental sobre las áreas marinas protegidas de Belice. 
 Fotografía: 
 Dorothea Gibbs / Third Channel.
Melanie se asoma sobre los nidos de piqueros de patas rojas y fregatas, durante el rodaje de un documental sobre las áreas marinas protegidas de Belice. Fotografía: Dorothea Gibbs/Third Channel.

El estado del arrecife repercute en la salud de la comunidad y cuando la contaminación, la pesca excesiva y el dragado afectan al MAR, casi dos millones de personas se ven afectadas. Las comunidades de pescadores quieren una gestión y reglamentos más estrictos para mantener un suministro continuo de pescado, mientras que la industria del turismo quiere un arrecife hermoso y vibrante que impulse el turismo en la zona.

A pesar de estos desafíos, las cosas están mejorando para el MAR gracias en parte al programa de Arrecifes saludables para personas saludables (HR4HP), un programa de conservación del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian. A través de HR4HP, más de 60 socios trabajan para mantener y mejorar la salud del MAR y apoyar a las comunidades que dependen de él. HR4HP es pionero en los esfuerzos multinacionales para desarrollar un marco para medir el estado del arrecife de coral y el uso de estas medidas para ofrecer recomendaciones a los gobiernos, las ONG y el sector privado y así poner en práctica una mejor gestión para el MAR.

 

Melanie con la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández (izquierda central) durante el lanzamiento de la tarjeta de reporte del arrecife mesoamericano de 2015. 
 Fotografía: 
 Leonel Estrada / Oficina de prensa de Honduras.
Melanie con la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández (izquierda central) durante el lanzamiento de la tarjeta de reporte del arrecife mesoamericano de 2015. Fotografía: Leonel Estrada / Oficina de prensa de Honduras.
Smithsonian scientist Melanie McField launched HR4HP in 2004 to improve conservation of the Mesoamerican Reef by measuring its health using common indicators and then determining how to best convey this scientific information to policymakers. Melanie directs the program from the Smithsonian Marine Station at Ft. Pierce, FL. In the early 2000s, Melanie and a group of scientists working in the Mesoamerican region realized that they needed to determine just how big of a problem faced the MAR by developing a common definition of reef health, with quantitative indicators and, equally importantly, learn how to collectively track the health of the MAR over time.           

La creación de una forma de clasificar el estado del arrecife era un reto, tenía que haber una manera de lograr reunir a cuatro países de forma consistente, así como conseguir que los científicos se unan para establecer cuáles serían los criterios en lo que respecta al estado del arrecife de coral. El poder de Smithsonian para convocarlos ayudó a reunir a los científicos para desarrollar estos criterios. Melanie describe lo importante que era este paso, "conseguir esa colaboración, ese espíritu o una visión común, de una voz común, de personas que hablan el mismo idioma, hablar de cuáles son nuestras metas y lo que está ayudando al arrecife”.

Melanie aporta ideas de conservación marina con Sylvia Earle (centro) y Shari Sant Plummer (izquierda) durante una expedición a las Islas del Cisne, Honduras. 
 Fotografía: 
 Kip Evans/Sylvia Earle Alliance.
Melanie aporta ideas de conservación marina con Sylvia Earle (centro) y Shari Sant Plummer (izquierda) durante una expedición a las Islas del Cisne, Honduras. Fotografía: Kip Evans/Sylvia Earle Alliance.

Asociándose con Smithsonian y grandes organizaciones de conservación como el Fondo para la Conservación de la Naturaleza y Fondo Mundial para la Naturaleza, HR4HP pudo reunir a líderes en la conservación de la región para proteger el MAR. Uno de los productos de esta asociación ha sido la creación de una tarjeta de reporte que mide el estado del MAR a través de un sistema de calificación de 5 puntos. En esta tarjeta de reporte se crea una forma consistente de evaluar el estado del arrecife con el paso del tiempo. La tarjeta de reporte evalúa el estado del arrecife en base a 4 factores:

  • porcentaje de densidad del coral,
  • porcentaje de macroalgas carnosas,
  • cantidad de peces herbívoros y
  • cantidad de peces comerciales.

Cuanto mayor sea el número de especies en el coral, peces herbívoros y peces comerciales en el arrecife, más saludable será; cuanto más cubierto esté de macroalgas carnosas (algas que compiten con el coral por espacio), menos saludable será el arrecife. En base a los resultados de ese año, el arrecife recibe una calificación final y recomendaciones para su mejora. Un ejemplo de una recomendación de HRI es aumentar la cantidad de áreas marinas protegidas (zonas en las que está prohibida la pesca) a, eventualmente, el 20 % de los mares territoriales de cada país del MAR. La confianza en la ciencia sólida del Smithsonian ayudó a construir la confianza y el acuerdo para el uso de estos indicadores y simplifica la evaluación de la salud del arrecife.

Debajo aparecen los miembros del equipo de la investigación mirando la parcela. 
Fotografía: 
Hazel Chapman.
Melanie compara notas de monitoreo de arrecifes con Sylvia Earle durante una expedición a las remotas Islas del Cisne de Honduras. Fotografía: Kip Evans/Sylvia Earle Alliance

Para crear la tarjeta de reporte, los científicos llevan a cabo estudios de campo e identificación de especies en más de 200 zonas con arrecifes de coral en el MAR. Los equipos tienen 'inspectores de peces' que cuentan y calculan el tamaño de las diferentes especies de peces. Los 'inspectores de coral' determinan el porcentaje de densidad del coral, el tamaño de los corales y evalúan su condición. También cuentan el número de erizos de mar, langostas y caracolas. El programa HR4HP pone estos datos a disposición de otros en una base de datos en línea. Luego, estos datos se analizan y se usan para crear la tarjeta de reporte. El programa también organiza capacitaciones con socios locales para preparar a las ONG y los biólogos en la recolección de estos datos. Los investigadores del Smithsonian mantienen a los equipos al tanto de las últimas teorías ecológicas, herramientas científicas y tecnologías.

Después de hacer recomendaciones de acuerdo a estos hallazgos, el HR4HP creó una ecoauditoría para realizar un seguimiento de cómo los legisladores internacionales estaban usando la tarjeta de reporte para tomar decisiones sobre las políticas. Presionar a los países a través de la competencia amistosa sobre la calificación que reciben en la ecoauditoría es una manera de asegurarse de que adopten las recomendaciones de gestión y que las tarjetas de reporte conlleven mejoras cuantificables en el estado del ecosistema.

Durante el lanzamiento de la ecoauditoría de 2014 en la ciudad de Belice, Melanie indica el poco progreso que mide en esa evaluación. 
 Fotografía: 
 Alexander Ellis / Oceana.
Durante el lanzamiento de la ecoauditoría de 2014 en la ciudad de Belice, Melanie indica el poco progreso que mide en esa evaluación. Fotografía: Alexander Ellis/Oceana.

La tarjeta de reporte del programa HR4HP es el primer marco global y cuantitativo para evaluar y mejorar el estado de los arrecifes en el mundo. Desde 2004, el programa ha creado una impresionante asociación que ha crecido de 4 organizaciones internacionales de conservación a 65. En respuesta a las tarjetas de reporte y las ecoauditorías, los cuatro países del MAR, Belice, Honduras, Guatemala y México, han hecho cambios positivos y significativos en sus políticas en cuanto al arrecife.

Las cosas están mejorando para el arrecife mesoamericano (MAR). En 2015, la tarjeta de reporte mostró que el estado general del arrecife mesoamericano ha mejorado. Cambió de una “mala” calificación en 2006 a su “buena” calificación actual. La cantidad de densidad del coral y los peces herbívoros y comerciales clave ha aumentado. La tarjeta de reporte también halló que las "zonas de no extracción" o áreas marinas protegidas donde no se permite la pesca, son áreas en las que estas especies de peces clave florecen, con diez veces más pargos y meros en estas zonas.

HR4HP colaboró con el arte aéreo de Spectral Q para crear un mensaje de esperanza sobre el pequeño cabo Sergeants (Sergeants Caye), que ahora casi está totalmente sumergido con marea alta. 
Fotografía: 
Lou Dematteis / Spectral Q.
HR4HP colaboró con el arte aéreo de Spectral Q para crear un mensaje de esperanza sobre el pequeño cabo Sergeants (Sergeants Caye), que ahora casi está totalmente sumergido con marea alta. Fotografía: Lou Dematteis/Spectral Q.

Un indicador clave de la mejora del estado del MAR es el creciente número de peces loro en toda la región. El pez loro, una de las especies de peces herbívoros clave que la tarjeta de reporte mide, es necesario para la salud de los arrecifes debido a que consumen algas que pueden crecer sin control y sofocar a los corales. Guatemala, Belice y algunas partes de Honduras han prohibido toda la pesca de peces loro, mientras que México ha iniciado un estudio y una campaña de concientización sobre el valor de los peces loro. HRI tiene la esperanza de que el MAR pronto se convierta en la primera región ecológica de arrecifes internacional que ha protegido plenamente la totalidad de sus peces loro.

Sin embargo, el programa HR4HP aún tiene mucho trabajo por hacer. Aunque ciertos aspectos del estado del MAR están mejorando, el estado general del arrecife se encuentra todavía en riesgo. Para satisfacer la creciente necesidad de obtener más información sobre el MAR, HRI necesita ampliar el alcance y la magnitud de sus estudios. Como Melanie describe, "han pasado 10 años desde el primer estudio grande, tenemos que volver a esos 326 sitios originales" y obtener más datos. Melanie planea posteriormente tomar las herramientas que el programa ha estado desarrollando durante la última década y usarlas en una escala global para difundir "este proceso, esta idea de la colaboración y la ciencia emprendedora en el campo de la gestión del ecosistema, en formas que se pueden entender y aplicar", de tal forma que los legisladores y las comunidades de todo el mundo puedan trabajar juntos para mejorar el estado de los arrecifes y apoyar a las personas que dependen de ellos.

Conozca a nuestra gente: Melanie McField
Cerrar