Los científicos del Centro de Aves Migratorias del Smithsonian (Smithsonian Migratory Bird Center) están trabajando para comprender la reducción de las poblaciones de aves de todo el mundo y usar nuestra investigación para la conservación de las aves y sus hábitats.  A través de la creación e implementación de nuevas tecnologías y el trabajo en conjunto con diferentes socios, los científicos del Smithsonian están estudiando de qué modo la agricultura, el desarrollo humano, los agentes patógenos y el cambio climático están afectando a las aves.

Las poblaciones de aves mundiales están disminuyendo. “Este es un problema global”, dice el científico de conservación del Smithsonian, Pete Marra. “Las diferentes especies están disminuyendo a diferentes ritmos, pero está sucediendo en todas partes”.

Pete dirige el Centro de Aves Migratorias del Smithsonian (SMBC), parte del Zoológico Nacional de Smithsonian y el Instituto de Biología y Conservación. Los científicos del SMBC usan rastreo satelital y móvil para monitorear los movimientos migratorios de las aves en todo el hemisferio occidental. Con la información obtenida de este trabajo, el SMBC puede recomendar prácticas de gestión para conservar las especies de aves en peligro de extinción. 

Director del SMBC, Pete Marra.  Fotografía: Tim Romano
Director del SMBC, Pete Marra. Fotografía: Tim Romano

Rastrear a los animales es una parte esencial de la conservación de las especies. Al seguir los movimientos de las aves, o las ballenas y otras especies, podemos entender mejor hacia dónde van, el hábitat que ocupan y, lo que es más importante, dónde y por qué mueren. Los científicos del Smithsonian y sus colegas son los primeros en utilizar dispositivos de rastreo miniaturizados. Con rastreadores más pequeños, el costo de seguir a las aves es más bajo y más eficaz y ¡además es más fácil para las aves!

Pete y el becario de posdoctorado, Michael Hallworth, del Instituto de Biología y Conservación del Smithsonian (Smithsonian Conservation Biology Institute, SCBI) recientemente implementó el primer dispositivo etiquetado de localización por GPS para rastrear aves migratorias.  Este dispositivo rastrea las aves migratorias de manera más confiable que nunca

Las etiquetas de localización por GPS miniaturizadas indican la ubicación de las aves con una precisión extraordinaria, hasta dentro de 10 metros (33 pies) de su ubicación.  El dispositivo es una mochila diminuta, del tamaño adecuado para un ave pequeña y recubierta de plástico duradero.  Se enciende solo durante 70 segundos, de ocho a 10 veces al año y registra la ubicación del ave cada vez que se enciende conectándose con los satélites GPS

[file:field-caption]
Fotografía: Tim Romano

Las etiquetas de localización por Sistema de Posicionamiento Global (Global Positioning System, GPS) son mucho más pequeñas que los dispositivos de GPS anteriores y ofrecen una resolución considerablemente mejor que la de los dispositivos de rastreo de tamaño similar. El nuevo rastreador pesa aproximadamente 1 gramo (0,04 onzas) y puede ser transportado por pequeñas aves cantoras que pesan alrededor de 20 gramos (0,7 onzas). Hasta ahora, el dispositivo comparable más pequeño de precisión similar pesaba 12 gramos (0,4 onzas) y solo podía ser transportado por animales que pesaran por lo menos 250 gramos (9 onzas).

SMBC GPS tracking unit. Photo Credit Michael Hallworth
SMBC GPS tracking unit. Photo Credit Michael Hallworth

"Rastrear a un animal tan pequeño, con un dispositivo de este tamaño y con este grado de precisión es algo que no se ha hecho nunca," dice Pete.  "Ahora podemos identificar los territorios exactos que estas aves ocuparon en sus tierras invernales tropicales. La miniaturización de la tecnología para que podamos rastrear a los animales durante todo su ciclo anual es un ingrediente esencial de la conservación eficiente".

Los científicos del SMBC fueron algunos de los primeros científicos en estudiar las migraciones de aves durante todo el año, o “ciclo anual”. Después de décadas de investigación con este método, el SMBC descubrió que lo que les ocurre a las aves durante el invierno repercute sobre su éxito reproductivo el verano siguiente. En otras palabras, los períodos del ciclo anual están inextricablemente relacionados. Los estudios del Smithsonian sobre la ecología de aves durante todo el año nos ayudan a entender mejor cómo mejorar su supervivencia a largo plazo. 

Photo credit Tim Romano.
Fotografía: Tim Romano

Con este enfoque holístico, los científicos del Smithsonian pueden identificar hacia dónde van las aves individuales y las poblaciones de aves durante todo el año. Este es un nuevo campo de investigación conocido como “conectividad migratoria.” Con el Servicio Geológico de los Estados Unidos (U.S. Geological Survey), el SMBC recientemente lanzó el Proyecto de Conectividad Migratoria (Migratory Connectivity Project). Este proyecto de colaboración utiliza la tecnología para estudiar y rastrear las especies de aves a lo largo de su ciclo de vida. Los científicos usan la investigación para identificar y conectar a las personas de todas las culturas con las aves y otros animales migratorios. 

Teniendo en cuenta esto, los científicos del SMBC también aplican la investigación sobre la ecología de poblaciones de aves para hacer recomendaciones sobre el desarrollo de prácticas de gestión integrada de la tierra. Los desplazamientos en el cambio del uso de la tierra al desarrollo urbano o suburbano pueden ofrecer soluciones para los seres humanos a corto plazo, pero podrían destruir un ecosistema que a la larga sería más rentable. El SMBC recomienda soluciones a largo plazo que también preserven importantes poblaciones de aves y ecosistemas completos. 

Photo credit Tim Romano.
Fotografía: Tim Romano

Los seres humanos son parte de estos ecosistemas. Los investigadores del SMBC investigan de qué manera la gestión del paisaje puede beneficiar a las aves migratorias y a las comunidades locales al mismo tiempo. En las áreas urbanas, el SMBC investiga cómo reaccionan las aves ante el ruido, los edificios y el estrés de la ciudad. En las áreas rurales y tropicales, los científicos del Smithsonian estudian de qué manera los cultivos, como café, cacao, arroz y los viñedos, se pueden producir para aumentar los ingresos de los agricultores, la calidad del producto y la biodiversidad del entorno circundante.

Los científicos del SMBC trabajan para asegurarse de que entendamos la biología de las aves tanto como sea posible. Su investigación informa las tareas y los programas de conservación a lo largo de múltiples escalas. En América Central, desde Panamá hasta México, el SMBC trabaja con colegas gubernamentales y no gubernamentales para proteger a muchas especies de aves. Un ejemplo es el zorzal maculado, un ave cantora alguna vez común. Las poblaciones de esta importante especie han disminuido un 65 por ciento en los últimos 40 años. Al trabajar con universidades, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, el SMBC y sus aliados pueden abordar varias facetas de los programas orientados a estas aves cantoras.

Conozca a nuestra gente: Pete Marra, Mike Hallworth
Cerrar