El telescopio gigante de Magallanes

Experiencia relacionada: Tecnología
Fecha de inicio: 2015

El Observatorio Astrofísico del Smithsonian está trabajando con un grupo de socios internacionales para construir el primero de una nueva generación de telescopios más grandes y poderosos del mundo. Al finalizar, el Telescopio Gigante de Magallanes (GMT) será el telescopio óptico más grande del mundo, produciendo imágenes del universo con 10 veces más claridad que la del Telescopio Espacial Hubble.

Programado para entrar en funcionamiento en el año 2021, el GMT explorará el universo distante y buscará signos de vida fuera de nuestro planeta.

Los preparativos ya están en marcha en el Observatorio Las Campanas, ubicado en los Andes chilenos. Aquí, en el remoto desierto de Atacama, el GMT se beneficiará de algunos de los cielos más claros y secos de la Tierra. Cuando se haya terminado, el telescopio se mantendrá a 25 metros de altura, con siete de los espejos de telescopios más grandes que se hayan empleado. Cada espejo medirá 8,4 metros de diámetro y juntos proporcionarán más de 380 metros o 4.000 pies cuadrados de área de recolección de luz. Los espejos principales del GMT se están fabricando en el Laboratorio de Espejos del Observatorio Steward (SOML) en Tucson, Arizona.

Entre los socios del Consorcio del GMT se encuentran Australian National University, Astronomy Australia Limited, Carnegie Institution for Science, Harvard University, el Instituto de Ciencia Espacial y Astronomía de Corea, la Fundación de Investigación de Sao Paulo (FAPESP), University of Texas en Austin, Texas A&M University, University of Arizona y University of Chicago.

El Consorcio Internacional de la GMT seleccionó el Observatorio Astrofísico del Smithsonian para diseñar y construir el Localizador Grande de la Tierra del Consorcio GMT (GMT-Consortium Large Earth Finder,G-CLEF), una potente herramienta nueva, el espectrógrafo. G-CLEF será el único instrumento unido al GMT inicialmente. Juntos, el GMT y el G-CLEF podrán detectar mundos del tamaño de la Tierra, que se encuentra en las zonas cálidas y habitables de estrellas lejanas.

Este telescopio primero en su clase será capaz de explorar el pasado remoto del universo, probando la teoría del Big Bang y la formación de las primeras estrellas, galaxias y agujeros negros. Se desconocen muchos de los descubrimientos que el GMT hará posible, pero con esta nueva tecnología, los científicos pueden ser capaces de responder la eterna pregunta: "¿Estamos solos en el universo?"