Puntos destacados del proyecto

Los científicos del Smithsonian están trabajando para proteger los manglares mediante la cuantificación del papel que cumplen en la mitigación del cambio climático y la capacitación de científicos, estudiantes y voluntarios para monitorear y proteger estos bosques vitales.
El Smithsonian monitorea más de 30 lugares de todo el mundo en los que hay los ecosistemas de manglares.
En 2013, los científicos del Smithsonian trabajaron de forma cercana con el Ministerio de Medioambiente de Abu Dabi para cuantificar el carbono almacenado por estas plantas importantes, y capacitaron a docenas de estudiantes de los Emiratos, dos de tres de los cuales eran mujeres, sobre el monitoreo de ecosistemas y la evaluación de carbono.
Este trabajo ayuda a que Abu Dabi cree un plan de acción para generar ecosistemas costeros de “carbono azul” y lograr la neutralidad con respecto a la emisión de carbono.
LOCATION(S): United Arab Emirates

Los manglares, un tipo de bosque costero, tienen la capacidad de “hundirse” o absorber el carbono de la atmósfera y los océanos. En 2013, los científicos del Smithsonian trabajaron de forma cercana con el Ministerio de Medioambiente de Abu Dabi para cuantificar el carbono almacenado por estas plantas importantes, y capacitaron a docenas de estudiantes de los Emiratos, dos de tres de los cuales eran mujeres, sobre el monitoreo de ecosistemas y la evaluación de carbono.

El biogeoquímico Patrick (Pat) Megonigal viajó a Abu Dabi para trabajar junto con un equipo internacional en un proyecto para cuantificar la capacidad de almacenamiento de carbono de los sistemas de manglares costeros o reservas de “carbono azul”. 

El proyecto incluyó una capacitación para los científicos del gobierno y estudiantes voluntarios que aprendieron técnicas para recolectar muestras de plantas y suelos. También aprendieron a analizar las muestras del contenido de carbono.

Los esfuerzos de los habitantes de Abu Dabi para preservar sus ecosistemas costeros datan de la década de los cincuenta. Como productores principales de petróleo, los Emiratos Árabes Unidos poseen un incentivo adicional para maximizar la capacidad de sus costas para retener carbono. “También están interesados en los ecosistemas de carbono azul como parte de su economía de la energía y están intrigados por la idea de que esto puede contribuir a sus esfuerzos de convertirse en un país neutral en cuanto a emisiones de carbono”, afirma Pat.